El café de Costa Rica es consumido por muchos, allá en Japón.

Una nueva manera de ver el negocio del comercio internacional del café, ha hecho que los caficultores vean más allá de sus plantaciones. Para atender el mercado japonés, hay que ir, ver lo qué quieren, y “echar para su saco”.

En la Feria de Cafés especiales de Japón hubo, desde la oferta de los países de su café, hasta máquinas para tostarlo, empacarlo, prepararlo y servirlo. En Japón, todo huele a café.

El café es un mundo completo, así lo dijo el presidente de la Feria, Mamoru Taguchi, argumentando que a los licores y los jugos se les quita la tapa, se ponen en un vaso y se beben. Al té, solo se le pone agua, pero el café tiene variedad de cultivos y de procedimientos: de tostar, de moler, de preparar y servir, y la gente puede disfrutar de esos procesos.

Los productores traen a Japón su mejor oferta. Además de Costa Rica, están otros países del área, como Panamá, Guatemala y Nicaragua.

Otro de las potencias es Brasil, el país que domina el envío de café a Japón. Supera en más del doble a su inmediato seguidor, Colombia. Y luego están, de Asia, Indonesia, y Vietnam, más abajo: Guatemala, Tanzania, y El Salvador. Costa Rica está en el puesto 15 de los proveedores de café para los japoneses.

De acuerdo con  Mamoru, esto es un cambio de la vida social. El té tiene un sabor suave, el café tiene aroma fuerte y sabor profundo. Ahora la gente vive una vida con presiones y por eso, prefieren tomar café.

En efecto, de acuerdo con datos de la Asociación de la Industria de Bebidas de Japón, el café listo para beber aumentó su consumo, mientras que el del té verde y los jugos ha bajado considerablemente. Y es que, en ese país no toman “cualquier” café…

Grant Rattay, director  de Taza de la Excelencia, anota que Japón sigue siendo el mercado más importante para el café que se vende por una subasta, y en “Taza de la excelencia” saben que la mitad de los cafés que vendemos vienen a Japón, afirma Rattay.

De los cafés especiales, los que puntúan arriba de 85, Japón puja y gana casi todos porque quieren “calidad”, sabores diferentes y que tengan peso en la boca.

El año pasado, por ejemplo, el Beneficio Brumas del Zurquí, ganador de Taza de la Excelencia, logró precios por kintal de 46 kilos de hasta 4.500 dólares en el mercado de Japón.

Francisco Mena  de Exclusive Coffee Costa Rica, dice que cuando el japonés cata, busca limpieza en la taza, si la taza es limpia, se disfrutan los atributos. Como atributo les encanta la dulzura que se desarrolla con la maduración del grano, del mucílago y dejarlo madurar bien para que los azúcares se concentren y a la hora de tostarlo desarrolle esa azúcar en caramelo.

Producir ese café es una parte, venir a presentarlo es otra.  Este grupo de 8 caficultores costarricenses de fincas pequeñas y con micro-beneficios, fueron a Japón escoltados por la empresa Exclusives Coffee Costa Rica. Contar sus historias y ofrecer a probar el café es esencial para que el negocio siga prosperando.

Asistir a la Feria, solo tiene un propósito para estos costarricenses, ver con sus propios ojos el gusto que tienen por el café de Costa Rica, producto 100% nacional, y a partir de ahí trabajar cada vez más por ofrecer productos de calidad a todo el mundo.

Por: Edgar Silva.

Nota completa en: Teletica – Buen Día

Tags: , , ,